domingo, 21 de octubre de 2012

Un Culete Independiente o la indignación hecha cuento

Sabía de la existencia de este libro de la Editorial S.M. titulado "Un Culete Independiente" pues de vez en cuando voy revisando las listas de libros que los docentes recomiendan como lecturas para niños/as, pero la verdad es que a parte de ver que el título era así como "gracioso" no había reparado más en el.

También es cierto que últimamente no presto mucha atención a las editoriales "normales" pues hace algún tiempo descubrí Takatuka y estoy enamorada de ella. Y entre eso y los libros que para mi son clásicos en inglés como los del Dr. Seuss  o Peter Rabbit no he reparado en ninguno más para comprarle a mi pequeño, a parte de que él todavía es pequeño y con lo que realmente disfruta es con cuentos mas activos como el Pollo Pepe.
Pero cuando leí la entrada del blog de la Mama de Mateo, se me saltaban los ojos de las órbitas.
Así que lo leí por mi misma (lo podéis oír aquí) y ya no solo se me salían los ojos si no que encima les saltaban chispas.
Un libro que fomenta el castigo corporal, que esta de acuerdo en que se le pegue a un niño y que encima lo hace de manera cómica y divertida.


Es indignante. A estas alturas del siglo XXI que aun haya testimonio escrito de la zurra, el azote y el golpe. De la educación de "la letra con sangre entra". De que hay que portarse bien no por el simple hecho de que hay que ser buena persona o buen ciudadano si no porque si no te pegan o te castigan. De la educación del miedo, del poder, de la bota que pisa al más débil.
Y a mi esto me da muchísimo miedo, porque estas cosas a la larga se traducen en seres humanos violentos, sin capacidad para empatizar con el más debil.
Y ya entramos en lo de siempre, que "Bah!, total, que exagerada eres mujer. Pero si es sólo un cuento, que no tiene más importancia".
Pero ya he dicho más veces que a mi si que me parece que estas cosas tienen importancia, y mucha. Que son las pequeñas acciones las que convierten a los seres humanos en grandes, y que si estamos inculcando unos valores negativos en nuestros hijos o alumnos o vecinos o amigos, el resultado que vamos a obtener es terrible.
Finalmente al leer el cuento me planteo una última pregunta. Y si, ¿en vez de que en el cuento el protagonista se llamase Cesar Pompeyo, que es un niño, se llamase Señora Fulanita y fuera una adulta? ¿Entonces también sería gracioso?
Si quieres que la Editorial S.M. retire de la venta este "libro" puedes firmar aquí.

6 comentarios:

  1. ¿en serio? me he quedado de piedra.... puf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, hay que tener cuidado con lo que leen los nenes...

      Eliminar
  2. Ver para creer. Es indignante que haya este tipo de cuentos, deberían retirarlos y pedir disculpas.

    ResponderEliminar